Casa Cuesta: El arte de la buena cocina

Una completa experiencia viven los comensales que visitan Casa Cuesta, porque la cuidada estética del restaurant y su vista al mar, armonizan delicadamente, con los exquisitos sabores de las preparaciones gourmet, que se brindan en el reconocido establecimiento pichilemino.

 

por Carla Brisso P. | fotografía Claudia Maturana N., Patricio Chandía M.

 

Pichilemu no es sólo un destino preferente para los surfistas, porque además de sus olas, cuenta con una feliz conjunción de atractivos, entre los cuales están la naturaleza que arropa a sus playas y su variada oferta gastronómica, aspectos que han convertido a la ciudad, en uno de los polos turísticos más importantes de la zona central de Chile. 

 

Y si hablamos de gastronomía, no podemos dejar de mencionar a uno de los restaurantes mejor evaluados del balneario. Se trata del Casa Cuesta, proyecto desarrollado por los hermanos Francisca y Sebastián Cuesta, que además de contar con una deliciosa carta, brinda una muy bien cuidada decoración y una terraza, que protegida del viento, regala una bella vista al mar. Este restaurante ofrece una cocina gourmet, con tintes mediterráneos, con influencias de la comida peruana, del País Vasco y de nuestro país. 

 

 

UN RESTAURANT A CUESTAS

 

Luego de liderar por años el recordado Costa Luna, el chef Sebastián Cuesta, junto a su hermana Francisca, crearon esta propuesta gastronómica que hoy lleva su apellido. Él, dirige la cocina; y ella, como directora de arte, se encarga de la parte creativa, del estilo de esta edificación ubicada frente al mar, donde predominan finas maderas, espacios amplios y pinturas con motivos marinos, acompañadas por sus clásicas poltronas de mimbre de Chimbarongo y una amplia y minimalista terraza, donde se puede ver una alucinante puesta de sol. 

 

 Al principio, la transición de un restaurant a otro, fue difícil, lo que incluyó un gran trabajo de remodelación de esta casa. Sin embargo, “las recomendaciones de quienes vinieron a comer, el ambiente que aquí se respira, la calidad de las preparaciones, más nuestra atención, nos han permitido contar con una buena clientela”, indica Francisca. Ella agrega que “a nuestros clientes les brindamos una carta dinámica, que varía para ofrecer lo que esté más fresco, para entregar siempre lo mejor”.

 

Su hermano ha volcado sus experiencias de vida y viaje, en la creación de sus platos, para generar atractivas fusiones de sabores y aromas provenientes de diversas partes del mundo. Él vivió durante años en Arica, donde pudo acercarse a la gastronomía peruana. Asimismo, trabajó en cocinas de San Sebastián, España. 

“Con nosotros, los turistas pueden degustar pescados y mariscos, cocinados con mi estilo, que se basa en las preparaciones en su punto”, explica Sebastián. “Nuestra comida está hecha con productos frescos y de muy buena calidad, de hecho, las verduras que utilizamos, provienen de una huerta orgánica de Cáhuil”, añade.

 

Como ejemplos de los diversos platos que ahí se brindan, se pueden mencionar unas brochetas de pulpo a la parrilla, acompañadas por un alioli de pimientos del piquillo, con salsa de aceitunas del Valle de Azapa. A ello se pueden añadir, ceviches normales y mixtos, lasagnas de jaiba, curry de camarones, junto a mariscos al pilpil. También cuentan con alternativas en carnes rojas y opciones vegetarianas. 

 

Entre las especialidades de la casa, se encuentran los pescados y como la calidad de las materias primas son fundamentales en Casa Cuesta, las reinetas provienen de Lebu; desde Juan Fernández traen la vidriola y la breca, y de Pichilemu son las corvinas y los pescados de roca. 

 

En lo referente a postres, también hay dulces alternativas, como un flan de caramelo de crema fría con salsa de maracuyá o un tiramisú de Baileys. 

 

 

ESTA TEMPORADA

 

Para este verano los hermanos Cuesta tienen preparada una atractiva carta de licores y cócteles. Entre los recomendados está el sidra oxider, hecho en base a whisky de miel, canela y manzana. A ellos podemos agregar los clásicos pisco sour frozen, el aperol spritz y las cervezas artesanales, mientras que su nueva carta de vinos la compone una selecta lista de los principales vinos de los valles Colchagua y Central. 

 

Y ya que el formato playero lo permite, las tardes de terraza son musicalizadas por distintos DJ y se ofrece música en vivo, a cargo del reconocido cantante y compositor, Julián Peña, quien ha participado en bandas como Los Santos Dumont y Ángel Parra Trío.

 

Para entibiar las noches de esta temporada estival en Pichilemu, en Casa Cuesta, disponen de un fogón, en un espacio que también puede utilizarse para realizar eventos privados, como matrimonios boutique, celebraciones de empresas y cumpleaños. Ese ambiente, tiene capacidad para recibir hasta 150 personas.

Y si es un día especial y quiere sorprender a alguien, puede encargar las deliciosas opciones que aquí se ofrecen. Sólo tiene que hacer una llamada telefónica, hacer su pedido y pasarlo a buscar.  

 

Los Cuesta se arriesgaron y juntos emprendieron en esa aventura familiar, que hoy se ha traducido en este afamado restaurant ubicado en Infiernillo, un éxito en el que cada hermano ha jugado un importante rol. 

 

Dirección: Eugenio Díaz Lira, 270, Infiernillo, Pichilemu.| E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Teléfono: + 56 9 9333 9146.| Instagram: casacuesta_pichilemu

 

Visto 59 veces Modificado por última vez en Martes, 06 Febrero 2018 18:40